25 años de memorias compartidas

Archivado en: Historias EARTH
Fecha: 28 de noviembre de 2019
Ada Osorio (Promoción 1994, Honduras)

Ada Osorio (Promoción 1994, Honduras)

Ada Osorio (Promoción 1994, Honduras) viaja en el tiempo. Se ve a sí misma con 17 años, sentada en la parte superior de un camarote con una carta en mano. El documento no tiene sellos ni logos. Con palabras que resuenan en su cabeza, la carta dice que ha sido aceptada en una universidad en el bosque tropical húmedo de Costa Rica. Ada se ve a sí misma diciéndole a su familia que ha sido aceptada en EARTH pero que no sabe qué hacer. Su papá, un trailero que había recorrido Centroamérica decenas de veces, le habla sobre la cantidad de oportunidades que brotan cuando se sale de un lugar para habitar otro. Le habla sobre los mundos expandidos cuando se sale de la zona de confort para adaptarse a nuevas culturas, espacios y gente. Ella no lo piensa más y decide viajar a Costa Rica para estudiar Ciencias Agrícolas en la Universidad EARTH.

Han pasado 25 años desde que Ada se graduó. Ahora dice que la época universitaria está siempre presente en su casa de memorias, una casa que visita a menudo para poder revivir las aventuras, los vínculos formados y el conocimiento adquirido. Dice que cuando ella y sus compañeros de la Promoción 1994 regresan a EARTH, todos se quitan las cargas de adultos para volver a ser los jóvenes que “volaban” machete por las fincas, que escribían poesía mientras inventaban un periódico universitario, que se apoyaban como hermanos y hermanas ante cualquier circunstancia.

Pablo Céspedes (Promoción 1994, Costa Rica) viene de una familia de finqueros. Para él, la vida en el campo representaba aventuras y oportunidades. Tenía 19 años y junto a su tío había comenzado un emprendimiento. Vendían puentes peatonales de madera para fincas bananeras. Cuando Pablo se dio cuenta de la creación y la apertura de EARTH, quiso ser parte de la institución. Pensaba que el programa tenía una mezcla perfecta entre el área social, teórica y empresarial. Todavía lo piensa. La formación que recibió lo sigue definiendo como profesional y como persona hoy en día.

Ana Hazel Pérez (Promoción 1994, Costa Rica) y Pablo Céspedes (Promoción 1994, Costa Rica)

Ana Hazel Pérez (Promoción 1994, Costa Rica) y Pablo Céspedes (Promoción 1994, Costa Rica)

Dice que gracias a EARTH dejó ciertas rebeldías y maduró. Dice que lo que aprendió, lo aprendió muy bien y que todo sigue presente en sus recuerdos y también en sus acciones cotidianas. Ana Hazel Pérez (Promoción 1994, Costa Rica) y Pablo, se casaron en el año 2000. Juntos crearon La Anita Rainforest Ranch en Upala, Costa Rica. El proyecto es un refugio ecoturístico que cuenta con una plantación de cacao orgánico. Es un negocio familiar que ha sido fuente de empleo para muchas personas de la comunidad y que además, produce de manera sostenible y responsable con el medio ambiente.

Ana Hazel también cuenta sobre su experiencia en EARTH. Menciona, con la misma convicción que seguramente tenía a los 17 años, que ella sabía que quería ser agrónoma y que nunca tuvo dudas al respecto. Se enteró de EARTH cuando estaba fuera del país y siempre pensó que la Universidad había sido creada especialmente para ella. Comenzó el proceso de admisión. Escribió un ensayo narrando todas las razones por las cuales quería ser agrónoma, una lideresa de cambio y una estudiante en EARTH. Hizo un examen de admisión. Se entrevistó ante dos profesores que con sus preguntas y con la conversación, le transmitieron una calidez que ella no podía entender. Se sintió acogida de inmediato.

Promoción 1994

Luis Diego Escorriola (Promoción 1994, Costa Rica), estaba terminando la secundaria cuando comenzó a escuchar sobre la existencia de EARTH en los medios de comunicación. En 1990 hizo una visita al campus y quedó maravillado con lo que veía. Le gustaban las instalaciones, el programa académico, el enfoque empresarial y el uso de tecnología avanzada. Ahora recuerda cómo fueron las primeras experiencias en la Universidad. Se ve a sí mismo inmerso en un montazal, con machete en mano, limpiando un espacio que con el tiempo se convertiría en una finca didáctica, “una huerta preciosa que parece un jardín”, dice con orgullo.

También recuerda lo mucho que disfrutaba las clases de producción animal en las que aprendía sobre ganadería e inseminación artificial. Luis Diego era joven y tenía ganas de aprender. Tenía una curiosidad insaciable y tenía suerte porque se encontró con profesores llenos de energía y entusiasmo para enseñar, compartir y educar. Ada también lo dice: “El apoyo de maestros y compañeros era increíble. Los maestros también tenían un espíritu especial. Nos querían como si fuéramos sus hijos. Promovían la cordialidad y la gentileza entre los estudiantes. Nos instruían para que fuéramos buenos cimientos, una base sólida y positiva para la universidad y para nuestras comunidades”.

Una filosofía de vida

Recuerdos de cartas, estampillas y actividades lúdicas de EARTH

Recuerdos de cartas, estampillas y actividades lúdicas de EARTH

Ana Hazel tenía la certeza de querer ser agrónoma a pesar de que la carrera le parecía cuadrada y demasiado estructurada. Cuando llegó a EARTH descubrió otra filosofía para hacer agricultura. Esa filosofía era también un estilo de vida mucho más integral e inclusivo. Es así como ella y Pablo se esfuerzan cada día por hacer su trabajo pensando en el bienestar de los demás, tomando en cuenta que los privilegios que ellos tuvieron al estudiar, deberían de tener como fruto beneficios para su comunidad, su país y el mundo entero.

Ada también lo hace. Dice que el camino no ha sido fácil siendo una mujer en una carrera que muchos consideran para hombres. Se ha tenido que abrir un camino y ha tenido que luchar muchas veces por la igualdad de género en el campo agronómico. Ana ha trabajado en plantaciones de banano y en floricultura. Se ha desempeñado como docente y se ha especializado en temas de cooperación y desarrollo. Ha sido una mujer emprendedora y visionaria que ha aplicado en su vida los valores éticos que la Universidad le inculcó.

La preocupación por generar soluciones sostenibles en los procesos de empaque y postcosecha, es un motor en el trabajo diario de Luis Diego. Desde la Universidad entendió que el mundo de la agronomía es un mundo cambiante, se va moviendo y mutando año con año. “Hace 25 años los profesores lo decían: les enseñamos todo esto pero las cosas van a cambiar. Es importante que los futuros agrónomos se sigan educando, se sigan informando y sigan innovando. Que sean agentes de cambio para el futuro y para el presente”, menciona.

Promoción 1994

Promoción 1994

Los cuatro graduados dicen que 25 años han pasado demasiado rápido. Recuedan a la generación completa, a las 45 personas de once países diferentes. Piensan en todas las caras que formaban la segunda clase que se graduó de EARTH. Hablan de recuerdos indelebles, de las risas inagotables, de una formación profesional y ética que jamás dejará de ser parte de sus vidas. Este año, muchos de ellos, junto a graduados de promociones que cumplen 5, 10, 15 y 20 años de graduación, se reunirán en el campus de Guácimo para un Encuentro de Generaciones que les permitirá revivir las emociones universitarias y para celebrar, con orgullo, más de dos décadas de memorias compartidas.