Acerca de EARTH

Estudia en EARTH

Apoye a EARTH

Graduados

Graduadas EARTH se comprometen a la preservación de Galápagos

Archivado en: Historias EARTH
Fecha: 12 de Enero de 2018

Tener el peso de ser la “inspiración de la teoría de la evolución” no es tarea sencilla. Las islas Galápagos son un conjunto de 13 islas mayores, seis islas menores, 42 islotes y muchas rocas, que cubren una superficie de 7,850 km², ubicadas en la costa ecuatoriana. 1

Tortugas pertenecientes al Complejo Chelonoidis nigra, un grupo de especies que son conocidas por ser endémicas de las islas Galápagos.

Tortugas pertenecientes al Complejo Chelonoidis nigra, un grupo de especies que son conocidas por ser endémicas de las islas Galápagos.
Foto: anipedia.net

Por su falta de contacto con el resto del continente y la colonización, las especies de las islas evolucionaron hasta llegar a lo que conocemos actualmente, y han diferenciado al lugar por la cantidad de especies propias (también llamadas endémicas).

Las Islas Galápagos fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1978 por la Unesco. El archipiélago tiene como mayor fuente de ingresos el turismo y recibe 200.000 turistas al año.

Añadido a este mismo crecimiento en las visitas, se ha declarado de vital importancia la implementación del turismo sostenible.

Uno de estos esfuerzos son los Guías Naturalistas de las Islas Galápagos, un grupo de personas capacitadas en diversos temas, que tienen la responsabilidad de informar y educar al turista respecto a la historia natural y a la conservación del área respectiva, y de asegurar que las acciones de los turistas a su cargo no contravengan las disposiciones legales establecidas con el fin de que el turista tenga una experiencia placentera y satisfactoria de su visita sin causar efectos negativos a la naturaleza.

Todos los grupos de turistas que visitan las áreas protegidas de Galápagos deben estar acompañados por un/a Guía Naturalista acreditado oficialmente por la Dirección del Parque Nacional Galápagos. 2

Categorías de Guías Naturalistas

  • Guías naturalistas I: son aquellas personas con título de bachiller, que aprobaron el curso de Guías Naturalistas y recibieron su primera licencia.
  • Guías naturalistas II: son aquellas personas que por tener 4 años de experiencia en la guianza, realizan un curso de ascenso.
  • Guías naturalistas III: son aquellas personas que tienen títulos universitarios o estudios superiores en turismo, biología o ramas afines y dominan mínimo dos idiomas extranjeros además, que hayan aprobado el curso de ascenso.
  • Adicionalmente, existen Guías de la Reserva Marina de Galápagos, capacitados para guiar en turismo de buceo (scuba).

Temas de capacitación:

  • Protocolo y etiqueta
  • Atención al Cliente
  • Historia del Ecuador y Galápagos
  • Ecología y Conservación
  • Los principales grupos de Fauna y Flora Silvestres del PNG y la RMG y Ecuador Continental
  • Geología y Vulcanología
  • Asistencia y Guía de grupos
  • Interpretación Ambiental
  • Ética Profesional
  • Manejo del Patrimonio Nacional de Áreas Naturales
  • Técnicas de Interpretación
  • Educación Ambiental
  • Cartografía
  • Técnicas de Campismo
  • Primeros Auxilios y Supervivencia

La primera graduada de las islas Galápagos de la Universidad EARTH, Micaela Solís (Promoción 2014, Ecuador) y Roberta Schiess (Promoción 2016, Ecuador) realizaron el examen para obtener la distinción, el cual terminaron con éxito y así reafirman la pasión por la preservación del lugar al que llaman su hogar.

Tuvimos la oportunidad de conversar con ambas, y saber un poco más de la experiencia. Este es un extracto de la entrevista:

¿Por qué hiciste el examen para ser guía naturalista?

Micaela: Porque en el entorno en el que vivo siempre ha estado involucrado el turismo. Ahora que pude realizar el examen de admisión lo tomé como la oportunidad perfecta para aprender más de Galápagos y sentirme más en compromiso con el archipiélago. El entorno te inspira a querer cuidar a la naturaleza. Es una de las formas de comunicar lo que tenemos, de tratar de conservar y de vivir un estilo de vida diferente.

Roberta: Antes de graduarme me enteré que se iba a impartir un nuevo curso de guías naturalistas, y como el último había sido hace ocho años no quise perder esta oportunidad.

¿Ese mismo entorno turístico naturalista te inspiró a estudiar agronomía o una carrera ambiental?

Micaela: Sin duda, el abastecimiento de alimentos del lugar es una problemática muy grande. La carrera de agronomía se ajusta mucho a lo que me gustaba y me interesaba. Desde que me gradué, mi compromiso era volver a Galápagos a contribuir con lo que más pudiera.

Todo el mundo siempre me pregunta, porque es algo muy diferente la guianza y la agronomía pero para mí, es una combinación involucra la tierra y el mar, que es prácticamente donde vivo. Es imposible que no te gusten ambas cosas.

Micaela con uno de sus trajes típicos, que representa la gran biodiversidad de Galápagos.

Micaela con uno de sus trajes típicos, que representa la gran biodiversidad de Galápagos.

¿Qué hiciste después de graduarte?

Micaela: Tuve la oportunidad de trabajar en el Ministerio de Agricultura de Galápagos, de la isla Santa Cruz. Y tuve mi año de experiencia trabajando con el gobierno. Trabajé en Costa Rica también por un tiempo en una empresa de diseños de jardines y fue muy enriquecedor, todo lo de trabajar fuera del país.
Después regresé a Galápagos, hice el curso de guías y estoy trabajando en la Asociación Charles Darwin, con un proyecto en el componente agrícola.  

¿Te interesa sacar el resto de categorías en las que se divide la distinción?

Micaela: Una de las cosas que te inculca la Universidad es que no debes parar nunca. Claro que depende de cada persona, pero mi objetivo no es parar ahora y quedarme siempre solo con la ingeniería o la guianza tipo I. La cosa es seguir avanzando y desarrollarme. Espero que haya tiempo y vida para eso.

Roberta: Sí, estoy muy interesada en tener las demás distinciones.

¿Sobre qué temas te capacitaste?

Micaela: Fue bastante amplio y hubo muchos temas de conservación, endemismos (tanto de flora como fauna) y los comportamientos evolutivos de las especies, el valor del rol ecológico de todas ellas. Fue bastante generalizado y en el momento en que tuvimos que hacer pasantía teníamos que desarrollar un hábito de poder interpretar y explicar las cosas de manera clara a los demás, sobre todo de temas tan complejos como por ejemplo la evolución.

Roberta: Todas las ciencias que tienen que ver con Galápagos como geología, evolución, botánica, ornitología, oceanografía, ecología, interpretación ambiental, manejo de grupos, primeros auxilios en zonas agrestes, etc. Además de los cursos impartidos por la escuela de la marina mercante del Ecuador para poder trabajar a bordo de las embarcaciones de turismo.

¿Por qué Galápagos es tan celoso con las personas que visitan el parque nacional?

Micaela: Más que celosos diría que es una estrategia de conservación y control. Hay muchos lugares donde al ir con guía tienes la interpretación a la mano, puedes conocer sobre las especies y su importancia, sobre todo de las que simplemente creerías que son insignificantes. Aparte de esto, nuestro tipo de turismo incentiva que la persona que viene a visitarnos venga a aprender.

Roberta: Galápagos además de ser un Parque Nacional es también un Patrimonio Natural de la Humanidad, una Reserva Marina, Reserva de la Biosfera y un Santuario Marino. Es nuestro deber como galapagueños y ecuatorianos cuidarlo ya que no solo nos pertenece a nosotros si no al mundo entero.

¿Tienes idea cuántos guías existen actualmente?

Roberta: El Parque Nacional Galápagos ha formado alrededor de 1000 guías desde 1970, estando activos en este momento alrededor de 500.

¿Sientes que la capacitación fue completa?

Roberta: Para comenzar si, nos dieron mucha información durante las clases además de material extra sin embargo la experiencia diaria y la investigación constante me mantendrá actualizada me hará una mejor guía.

Roberta siempre mostró un inmenso amor hacia los animales, el cual ahora traslada hacia la conservación de la fauna y flora en Galapagos, donde ya se encuentra ejerciendo su rol como guía naturalista.

Roberta siempre mostró un inmenso amor hacia los animales, el cual ahora traslada hacia la conservación de la fauna y flora en Galapagos, donde ya se encuentra ejerciendo su rol como guía naturalista.

¿Para vos por qué es importante proteger los recursos naturales de Galápagos?

Micaela: Porque los recursos naturales en muchos de los casos son no renovables. Porque estamos llenos de especies introducidas y tenemos muy pocas especies endémicas y como mencioné, la idea es que preservemos y conservemos lo que tenemos, pues tiene un rol ecológico importante.
Galápagos es un laboratorio vivo, un ejemplo de evolución. Creo que a veces repito mucho este tema pero es que es el lugar que me vio crecer y con el que siento un compromiso de proteger lo más que se pueda.

Roberta: Galápagos es un laboratorio viviente de evolución donde importantes estudios se llevan a cabo, y se encuentran respuestas que en ningún otro lugar del mundo se pueden encontrar, es por esto que debemos cuidarlo y protegerlo para que futuras generaciones tengan las mismas oportunidades. Si la gente no puede cuidar Galápagos entonces no puede cuidar nada.

¿Cuál es tu panorama hacia el futuro en cuanto a tu trabajo y el incremento del ecoturismo?

Micaela: Creo que en este caso específico estoy tratando de involucrar muchos componentes (el trabajo como agrónoma, la guianza, los experimentos e investigaciones) pero es porque el ecoturismo va creciendo y Galápagos, al no tener un autoabastecimiento, requiere un alto ingreso de insumos externos que lo hace más vulnerable a lo que es la introducción de especies. Al yo saber esta debilidad y que el turismo crecerá, creo que las personas que vivimos aquí somos quienes tenemos que ayudar más.

Roberta: Ahora que he tenido la oportunidad de navegar y viajar por Galápagos veo con más claridad la importancia de aplicar mis conocimientos como agrónoma para la conservación y desarrollo sostenible de las islas.