Generando independencia en las comunidades rurales con energías renovables

Archivado en: Historias EARTH
Fecha: 4 de marzo de 2014
Bert Kohlmann (a la derecha) y Mildred Linkimer (la segunda de derecha a izquierda) posan con un carro fotovoltaico desarrollado por estudiantes de EARTH junto con el CIDER.

Bert Kohlmann (a la derecha) y Mildred Linkimer (la segunda de derecha a izquierda) posan con un carro fotovoltaico desarrollado por estudiantes de EARTH junto con el CIDER.

Aunque es uno de los proyectos más nuevos en el campus de la Universidad EARTH, el Centro de Investigación y Desarrollo de Energías Renovables (CIDER) en Guácimo de Limón ya ha impartido seminarios y entrenamientos para cientos de estudiantes, agricultores, líderes comunitarios, banqueros, legisladores y profesionales en energías renovables alrededor del mundo. Construido en el 2011, como parte del programa de Energías Renovables de EARTH (REN@EARTH) el CIDER forma parte de un proyecto financiado por el gobierno de Alemania dedicado a desarrollar tecnología en energías renovables para comunidades rurales a lo largo de Centroamérica.

El Dr. Bert Kohlmann, profesor y director del CIDER explica: “este es el primer centro de su clase en América Central y además, somos uno de los pocos centros en el mundo entero que tiene el equipo para enseñar toda la amplitud de la energía renovable. Concentrado en este pequeño edificio tenemos el equipo para casi todo”.

Resulta que “casi todo” es realmente mucho. El Centro tiene equipo para biomasa, biogás y biodiesel; además, energía solar, fotovoltaica, hidroeléctrica, eólica y geotérmica, tecnologías de almacenamiento y de hidrógeno. Más aún, el equipo de personas del CIDER está en la búsqueda constante de innovaciones para incluirlas al programa.

El Dr. Kohlmann, quien ha guiado el proyecto desde sus inicios, es enfático en el verdadero propósito del equipo y sus beneficiados: “Los proyectos grandes no son nuestro campo de trabajo, no estamos compitiendo con compañías que buscan lucrar. Estamos aquí para ayudar a los agricultores en países en vías de desarrollo al proveerles tecnologías de bajo costo y alta calidad”.

“Damos por sentado que todo el mundo sabe lo que es un panel solar, por ejemplo, pero la realidad es que muchas personas no tienen idea de que tan siquiera es posible que exista,” explica el Dr. Kohlmann.

El tener los mejores instrumentos es sólo parte del proyecto, también es importante enseñar a los técnicos las maneras efectivas de comunicarse con las comunidades rurales; identificar sus necesidades es tan importante como saber instalar un panel solar. “Las personas están acostumbradas a hacer lo mismo, por eso en el Centro también les enseñamos cómo explicar a alguien que no tiene conocimiento en energías renovables acerca del por qué deben optar por esta tecnología”, explicó el Dr. Kohlmann.

Para la Dra. Mildred Linkimer, administradora y profesora técnica del CIDER, la mejor manera de describir cómo las energías renovables funcionan es muy sencilla: “Es como magia”, ella comentó. “Lo que estamos haciendo es tomando fuentes de energía naturales (viento, agua y el sol) y las transformamos en electricidad. Para alguien que nunca ha escuchado acerca de esta tecnología, puede ser realmente emocionante”. Fue esta sensación mágica lo que más despertó su interés por  las energías renovables, a pesar de que es una ingeniera agrónoma de profesión. Después de tomar cursos en la Academia de Energías Renovables en Berlín (RENAC) y en Solar Energy International, trabaja a tiempo completo en el CIDER y disfruta combinar su amor por las tecnologías renovables y el trabajo con estudiantes y comunidades.

“Cinco watts de electricidad es poco para nosotros, pero para familias en zonas rurales puede ser una gran diferencia. Los niños que trabajan en el campo todo el día, ahora tienen algunas horas de luz en las tardes para hacer sus tareas. Sus mamás pueden utilizar máquinas de coser eléctricas y generar más ingresos para su familia. Hay miles de ventajas en realidad”, comentó Mildred Linkimer.

Los estudiantes adquieren experiencia práctica en la energía hidráulica durante un curso de CIDER.

Los estudiantes adquieren experiencia práctica en la energía hidráulica durante un curso de CIDER.

A pesar de tener solamente dos años, el CIDER crece rápidamente. Uno de sus nuevos proyectos es con la Fundación Costa Rica Estados Unidos de América (CRUSA). Después de la inauguración del nuevo gobierno de Costa Rica el próximo mes de mayo de 2014, diputados, ministros, asesores y banqueros de la nueva administración se reunirán en el CIDER para recibir una serie de seminarios de capacitación sobre energías renovables y sobre cómo pueden apoyar estos proyectos y crear un impacto positivo en la nación.

Por otro lado, con el apoyo del gobierno de Noruega, el CIDER también entrena a líderes comunales y de gobierno, responsables de tomar decisiones claves en países como: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá.

Con miras al futuro, el Dr. Kohlmann espera que el CIDER: “sirva como punto de referencia para otros centros de energías renovables en América Central y más allá”.