Agrosimbiosis: una muestra de la sinergia que existe en EARTH

Archivado en: Historias EARTH
Fecha: 30 de Julio de 2021

Uno de los mandalas trabajados en el proyecto.

“Una simbiosis es un trabajo en conjunto, un mutualismo, una colaboración entre diferentes partes que crean algo”, cuenta el graduado José Andrés Charpentier (Promoción 2020, Costa Rica) al explicar el nombre del proyecto que, junto a Dasha Montcalm (Promoción 2020, Costa Rica), iniciaron en el 2018 cuando cursaban su segundo año de carrera en EARTH. Hoy, lo que empezó como una iniciativa de dos estudiantes apasionados por la agricultura y el trabajo comunitario, pasó de ser una idea a algo más tangible y real.

Agrosimbiosis es un proyecto que busca promover las prácticas agrícolas ancestrales, orgánicas y regenerativas en ambientes periurbanos con el fin de promover modelos de producción enfocados en el autoabastecimiento. El proyecto también busca abrir un espacio en el que las ciudades puedan conectar con la agricultura y adoptarla como parte de la vida cotidiana. Una vez establecido el modelo, la meta es replicarlo para extenderlo a más ciudades de Costa Rica y, por qué no, de Latinoamérica.

Algunos de los cultivos que crecen en el área.

En enero de este año, Dasha y Andrés dieron un gran paso cuando adquirieron una finca de una hectárea en la ciudad de Belén, ubicada en la provincia de Heredia, Costa Rica, lo que demuestra que las iniciativas de las y los estudiantes de nuestra Universidad son poderosas y posibles.

Proyectos estudiantiles que trascienden

 Desde inicios de su carrera, ambos graduados sabían que querían crear un espacio en el que pudieran canalizar todas las energías e intenciones que traían de generar un cambio, pero faltaba forma y claridad. Cuando se enteraron de la existencia del Premio a la Sostenibilidad EARTH, el cual se otorga cada año gracias a una alianza con The Sustainability Laboratory, supieron que era el medio adecuado para aterrizar todas sus ideas y empezar a darles forma. Dasha y Andrés trabajaron durante los últimos dos años de sus estudios en lo que en un principio llamaron MEPPA −Modelo Educativo Periurbano de Producción Ancestral‒. Todos los esfuerzos dieron frutos cuando, durante la Semana de Graduación del 2020, anunciaron sus nombres como ganadores del segundo lugar, un premio que los hacía acreedores de $3000. Seguidamente, se movilizaron para encontrar más fuentes de financiamiento y, gracias al aporte económico que recibieron a través de un inversionista, pudieron completar el dinero necesario para adquirir la finca, comprar equipo y herramientas de trabajo.

Andrés y Dasha recibiendo el premio.

Haber iniciado el proyecto mientras eran estudiantes implicó mucho esfuerzo y horas de trabajo paralelas a sus estudios en EARTH. No obstante, el desarrollo de Dasha y Andrés de universitarios a graduados profesionales, sin duda ha impactado al proyecto para bien. “Hemos evolucionado a nivel profesional y realmente creo que esto se ha reflejado en el proyecto. A la vez que hemos cambiado diferentes perspectivas y formas de ver la vida, el proyecto también se ha ido modificando”, cuenta Andrés.

Un espacio para crear y conectar. A través de la finca y todo lo que sucede allí, los graduados buscan crear vínculos con los vecinos de Belén para poco a poco ir convirtiéndolo en un espacio comunitario. “Apenas empezamos este año y ya construimos dos huertas de mandalas que son bastante grandes, en donde estamos sembrando plantas medicinales y hortalizas. Pronto iniciaremos la construcción de dos domos invernaderos, los cuales consisten en estructuras circulares en los que se puede conservar la humedad y jugar con los patrones de la luz para poder generar un ambiente óptimo para distintos cultivos”, explica Andrés sobre los proyectos que han estado ejecutando.

Los primeros vecinos ya se empiezan a asomar a la finca, curiosos por saber lo que se está gestando allí adentro. Día tras día se nota como en el lugar se han empezado a manifestar diferentes animales que son poco comunes de las ciudades y que indican que Agrosimbiosis se está convirtiendo en un punto de biodiversidad dentro de una ciudad llena de edificios. Otros graduados han donado su tiempo cuando Dasha y Andrés han necesitado más manos. Estas pequeñas señales son una gran victoria para ambos graduados; es el motor que les hace querer seguir trabajando con todas sus energías por este proyecto.

A través de Agrosimbiosis, Andrés ha podido sentir como distintos componentes de EARTH se unen para crear grandes cambios: desde lo que aprenden nuestros estudiantes durante su carrera, la ayuda invaluable de los aliados de nuestra Universidad, el apoyo entre colegas y graduados, e incluso el interés de personas externas que creen en nuestra misión. Todas estas piezas se unen bajo una sinergia que trabaja hombro a hombro por la seguridad alimentaria y la sostenibilidad de las comunidades.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.