Historia de Éxito: Ronald Corvera (Promoción 1997, Perú), una pasión científica por la conservación de la biodiversidad

Archivado en: Historias EARTH
Fecha: 13 de junio de 2019

Ronald Corvera (Promoción 1997, Perú)

Ronald Corvera ya había terminado la secundaria y estaba estudiando Derecho Ambiental cuando se enteró de la existencia de la Universidad EARTH. La información del centro de estudios le llegó por medio de la Federación Agraria de Madre de Dios, organización gremial de uno de los veinticuatro departamentos que, junto a la provincia del Callao, forman la República del Perú.

Desde sus años de formación en primaria y secundaria, Ronald era un estudiante destacado, ligado a su comunidad y a temas de conservación. La zona en la que creció marcó su vocación. “La Amazonía peruana comprende un 57 % del territorio de mi país, es el 5to lugar con mayor diversidad del mundo, el 1er lugar en diversidad de mariposas diurnas, el 3er lugar en aves y el 4to lugar en mamíferos”, comparte Ronald con orgullo. De manera que, no fue una sorpresa que le anunciara a sus padres que había tomado la decisión de aplicar para una beca en Costa Rica en una Universidad caracterizada, entre otras cosas, por promover el desarrollo sostenible, la búsqueda del conocimiento y la conservación de la biodiversidad.

Corvera recuerda que sólo unos días después de saber de EARTH, llegaron a Madre de Dios los profesores Jorge Celso y Víctor Quiroga (†), quienes realizaron la entrevista y el examen a los postulantes. Luego, recibió noticias de que había sido aceptado y becado. Ronald confiesa que en su casa estaban muy felices, sin embargo, no comprendían muy bien la situación: “Fue una aventura interesante. En aquel momento la comunicación no era tan fácil y fluida, entonces, no entendíamos muy bien cómo las organizaciones podían actuar así. Yo me preguntaba ¿por qué me darían una beca para estudiar?, ¿a cambio de qué?”, relató. Fue así cómo descubrió que esa beca sería a cambio de una vida de trabajo en lo que se convertiría en su pasión, el manejo eficiente de los recursos ambientales.

Ronald inició sus estudios en EARTH con la intención de satisfacer las necesidades humanas sin comprometer a las generaciones futuras. Durante los cuatro años fortaleció la necesidad de garantizar el equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social. El enfoque en formación vivencial y centrada en el estudiante fue uno de los aspectos que más apreció. “Me marcó mucho trabajar con Pánfilo Taboga, siendo su asistente, ahí tuve acceso a mucha información y conocimiento. Aprendí haciendo. Esa formación me sirvió mucho para después de graduado”.

Al llegar de vuelta a Perú, trabajó como asistente de investigación en el Instituto de Investigaciones de Amazonía Peruana (IIAP), principalmente estudiando, desde la biología reproductiva, una especie de la zona: el árbol de castaña amazónica. Su principal objetivo era reproducir esta especie con fines de reforestación. La tarea no era fácil pues debía identificar el potencial de este tipo de árbol en el bosque primario y cultivarlo con éxito en zonas deforestadas. Allí dio sus primeros pasos en hacer mejoramiento genético con herramientas de la horticultura moderna para producir el árbol en la zona a reforestar, reduciendo en al menos 10 años su tiempo de producción.

Su educación en EARTH le permitió entender cómo desde el área de la investigación es importante orientar los trabajadores a las necesidades de las personas y aplicarlas a la investigación. Aprendió a hacer investigación aplicada que cuida los recursos naturales y que genera rentabilidad a las familias y pequeñas unidades productoras. Es de esta manera que Ronald encuentra la necesidad de realizar asociaciones agroforestales, es decir, juntar el árbol de castaña con otros cultivos; aumentando así la biodiversidad de los ecosistemas y plantando especies con potencial de ser aprovechados por los pobladores de la zona. Esas asociaciones agroforestales se hicieron específicamente con cacao y azaí.

En 2002 aplicó para una maestría en Puerto Rico, concretamente en Agronomía y Suelos. “En la maestría trabajé un proyecto que estudiaba cómo los usos de la tierra pueden afectar los cuerpos de agua. Después, volví al Perú con más herramientas de análisis para investigar y mayor conocimiento en cuencas hidrográficas”.

Regresó a Madre de Dios, Perú en 2005 a trabajar en el Instituto de Investigaciones de Amazonía Peruana, como investigador principal. Continuó con su interés en el estudio de especies emblemáticas de la zona, pero concentrado en genética poblacional y biotecnología molecular. Ahora su labor era entender la distribución genética de las especies e identificar los mejores prospectos para replicarlos en proyectos de reforestación.

Su trabajo fue exitoso y condecorado, publicó libros y varios artículos en revistas especialiadas. Más adelante, en 2015, concursó para el puesto directivo que hoy ocupa, el de gerente regional de la zona de Madre de Dios y Selva Sur.

Madre de Dios y Selva Sur son territorios afectados por actividades humanas que impactan la biodiversidad como la minería y la deforestación. El principal reto que asume Ronald desde su trabajo es ejercer la biorremediación -o el empleo de microorganismos para la recuperación del medio ambiente- teniendo en cuenta las necesidades económicas de las familias y las de las unidades productivas de la zona.

La minería ilegal ha afectado más de 30 000 hectáreas de la zona y ahora corresponde generar tecnologías para la recuperación de estas áreas afectadas por el mercurio. La restauración arbórea implica plantar especies que puedan extraer los metales como el mercurio, para la reparación de los componentes de los cuerpos acuíferos”, explicó.

Actualmente, su labor es promover y dirigir nuevas investigaciones, específicamente en tres líneas: (1) La restauración ecológica de recuperación de áreas afectadas por la minería, (2) el desarrollo de proyectos de acuicultura en la región y (3) programas de domesticación de especies emblemáticas de la Amazonía en proyectos de reforestación. “El principal fin de mi trabajo es desarrollar modelos productivos eficientes que den seguridad alimentaria y permitan además la actividad comercial, mientras se contribuye al ingreso de las personas y el potencial de biodiversidad de la zona”, acotó el graduado.

Ronald Corvera, a más de 20 años de su graduación, sigue convencido de que su formación en EARTH sigue aportándole de forma significativa más allá de un título de muchísimo prestigio.

La Universidad EARTH tiene un enfoque diferente y lo que la hace diferente es la investigación aplicada a la empresarialidad y la comunidad. Este enfoque no todas las universidades lo pueden dar, es llevar el tema de investigación más allá del acervo de conocimiento, es buscar su rentabilidad económica y pragmática”, concluyó.