La mejor forma de agradecer es ayudar

Archivado en: Historias EARTH
Fecha: 16 de noviembre de 2017

Desde el 2012, la Fundación Mastercard ha apoyado a la Universidad EARTH con su programa de becas, en las que más de 150 estudiantes han sido beneficiados con el financiamiento de sus estudios de educación superior.

Phenny, Perseverança y Purity (en orden usual) ganaron $10.000 para implementar su proyecto, Kilimo Jijini.

Phenny, Perseverança y Purity (en orden usual) ganaron $10.000 para implementar su proyecto, Kilimo Jijini.

Muchas veces, los estudiantes que han recibido esta oportunidad buscan maneras de impactar a otros a través de proyectos sociales, sostenibles a través del tiempo, aún después de su graduación Tres estudiantes becadas por la Fundación Mastercard: Phenny Omondi (Promoción 2017, Kenia); Purity Kendy (Promoción 2017, Kenia) y Perseverança Mungofa (Promoción 2017, Mozambique) participaron en el Fund for Rural Prosperity (FFRP) organizado por la misma Fundación. El objetivo es apoyar proyectos financieros innovadores, servicios o procesos de organizaciones que diseñen, piloteen y prueben nuevas ideas, así como aquellos que apuntan a expandir ideas probadas en nuevas locaciones o un nuevo segmento de clientes en áreas rurales y agrícolas.

Kilimo Jijini (Agricultura Urbana en suajili) es un proyecto que apunta a la creación de sistemas hortícolas urbanos integrados, la producción de energía limpia y la asesoría a mujeres y jóvenes, para buscar el mejoramiento de la seguridad alimentaria de las comunidades marginales de Kibera, el asentamiento informal más grande de Nairobi (la capital de Kenia).

Con esta idea, las tres estudiantes ganaron un premio inicial de $10.000.

“Queremos empoderar a los jóvenes al enseñarles a producir y procesar alimentos y, finalmente, que tengan acceso a microcréditos para comenzar su propio proyecto. Aparte de ser un modelo económico, tiene aspectos que incluyen la conservación del medio ambiente, la parte social y la producción de alimentos”, menciona Phenny.

Antecedentes:

“Fuimos a Sudáfrica en junio para participar Resolution Venture Challenge de The Resolution Project, pero no logramos nuestro objetivo. No teníamos definido el espacio (el terreno) donde íbamos a implementar el proyecto. Los organizadores nos dijeron que no podían aprobarnos dinero para un proyecto que no tenía un lugar para posicionarse. 

Al final, estábamos un poco frustradas porque no hallábamos posible que no nos dieran el dinero por eso, pero finalmente nos sentamos a hablarlo y nos dimos cuenta de que tenían razón. Somos una chica extranjera y dos de fuera de Kibera, ¿cómo íbamos a llegar a decirles simplemente ‘dennos este sitio porque no lo están usando’?”, recuerda Phenny.

En ese mismo evento, una representante de Mastercard Foundation se interesó en el proyecto, y al llegar a Costa Rica, reescribieron la propuesta con su retroalimentación y decidieron participar en el FFRP.

Es muy importante que aunque se nos cierre el plan A, habrá gente escuchando acerca del proyecto a la que le puede gustar la idea, debemos seguir luchando hasta llegar al plan Z si es necesario. Así que después de ser rechazados, no hay que darse por vencido. Y el plan B fue el que mejor funcionó para nosotras”, cierra Omondi.

Estructura de Kilimo Jijini

Según Phenny, la migración hacia las zonas urbanas en Kenia alcanzará números récord, donde aproximadamente 60% de la población estará viviendo en ciudades. Debido a esto, se espera que las personas vivan en condiciones insalubres, sin planeamiento urbano y en hacinamiento.

En 2017

Kilimo Jijini actualmente trabaja de la mano con Human Needs Project, cuyo objetivo es proporcionar servicios básicos (agua potable, saneamiento y energía) y servicios de empoderamiento (capacitación en habilidades comerciales, microcrédito, WiFi, quiosco de salud y mercado verde) a barrios marginales de todo el mundo a través de la creación de un pueblo replicable y centros autosuficientes. Estos servicios están diseñados para ser sinérgicos, generando crecimiento económico a la vez que proporcionan suficientes ingresos para que los centros autosuficientes se mantengan y administren como una estructura cooperativa. En este momento, instalarían parte de su proyecto en uno de los terrenos de HNP.

Financiamiento

Con el premio de $10.000, Perseverança comenta que están en una fase muy preliminar de presentar objetivos y presupuestos: “lo que presupuestamos es que el dinero se use para la instalación de los invernaderos y los biodigestores junto con BIOGAS INTERNATIONAL LIMITED KENYA, la empresa donde Phenny hizo su pasantía. También, invertíamos una parte del premio en el edificio de Human Needs enfocado en la parte de procesamiento de alimentos.  Además, tenemos que comprar materiales administrativos porque vamos a dar capacitaciones y necesitamos tener materiales, y que debe empezar junto con la primera sesión de procesamiento, que se lleva por cuatro meses”.

Finalmente, las chicas deben registrar Kilimo Jijini como una CBO (Community Best Organisation) y luego obtener los papeles del terreno.

Conoce a Kilimo Jijini

Conoce a Kilimo Jijini

¿Por qué Kibera?

Al preguntarles por qué escogieron Kibera como la sede del proyecto, las chicas mencionaron diferentes condiciones que las convencieron de que las personas de ese asentamiento lo iban a aprovechar más.

“Nairobi es demasiado diverso. La división entre el centro y los extremos de la zona urbana es muy notoria. Yo vivía en el centro de la ciudad con todo a mano, pero los sábados debía ir a Kibera a hacer trabajo comunitario. Honestamente, creo que a veces las personas piensan que el trabajo comunitario es un sacrificio pero para mí es un placer. Yo he visto y vivido cosas muy duras, pero haber llegado allí y que la situación de esas personas me tocara el corazón, y de saber que esta gente está peor que yo en muchos sentidos, es muy impactante.

A mí lo que me motiva es que yo sé que puedo hacer algo para ayudar y que hay gente que a la que lo único que la limita es la falta de voluntad y no la falta de condiciones. Por esto me inscribo en todos tipos de proyectos. También, por el hecho de que si yo estoy aquí es porque alguien creyó en mí y me dio una oportunidad. ¿Por qué yo no puedo hacer lo mismo por alguien más?”, menciona Perseverança.

“Otra cosa también es que otros han usado a Kibera como imán para donaciones, pero no dan resultados. Llegan al barrio, toman videos y piden dinero, y al final solo logran la desconfianza de la gente.

Hay muchas organizaciones que deben de tener, no sé, 20 años ahí instaladas, y no han logrado nada. Por eso decidimos confiar en Human Needs para acercarnos a la comunidad, por los resultados que han tenido. Nuestro objetivo es no dejar Kilimo Jijini en papel. Queremos impactar en todos los aspectos y mejorar la calidad de vida de la gente”, dice Phenny.

Para Purity, el hecho de ayudar a los demás viene de un aspecto más personal: “algo que me toca es que al ir a Kibera puedes ver plástico y suciedad por todo lado. No tienen agua potable ni electricidad. Este es un sentimiento horrible, ver a las madres sufrir porque no tienen con qué suplir las necesidades de sus hijos, niños muriendo por la falta de condiciones que aquí consideramos básicas. Yo soy mamá y eso me rompe el corazón.

Yo pienso que no soy muy especial, y sé que hay muchas personas que pueden ser mucho mejores que yo y más inteligentes, pero no pueden prosperar por las condiciones en las que crecen. Así que en agradecimiento a las personas que creyeron en mí y en mi superación tomé como meta personal ayudar a los demás tanto como pueda”.

Es una oportunidad para más allá de enseñarles a cultivar, a producir y a tener una ganancia, es fomentarles el amor propio y creer en sus capacidades.

Las tres son tajantes en el hecho de que estaban buscando una manera de seguir en contacto con su donante al salir de la universidad, y se sienten agradecidas de poder continuar su relación con la Fundación Mastercard a partir de este premio.

“No es que yo voy a llegar y decirle a Mastercard simplemente ‘gracias’ por brindarme una educación y ya. Replicar el amor, las oportunidades y el conocimiento, es la mejor forma de gratitud que yo puedo tener para las personas que creyeron en mí y quienes me han ayudado”, cierra Perse.