Indígena, con orgullo

Archivado en: Historias EARTH
Fecha: 28 de agosto de 2020

Soy Ngäbe-Buglé y creo en el poder de la educación

Para llegar a la escuela cuando era una niña, Elizabeth Zurdo (Promoción 2015, Panamá), caminaba durante dos horas, atravesaba las montañas con lluvias torrenciales y caminaba también cuando el sol y la humedad lo invadían todo. A pesar de las dificultades, a ella no le importaba hacer sacrificios, quería avanzar, tener la libertad de soñar y confiaba en que sus pies la llevarían hasta donde ella se lo propusiera. Elizabeth pertenece a la comarca panameña Ngäbe-Buglé de la región Kodrini. Como las mujeres de su pueblo, ella usa “nawas”, unos vestidos de colores vibrantes, con adornos en la cintura y en los hombros. Lleva consigo y a todas partes, el orgullo de ser una mujer indígena que honra sus raíces y procura proteger y preservar su cultura y su cosmovisión.

Retrato de Elizabeth vistiendo la "nawa".

Retrato de Elizabeth vistiendo la “nawa”.

Los retos para poder estudiar eran cada vez mayores. Cuando terminó la primaria, ella y su familia se mudaron a otro pueblo para poder continuar con la escuela secundaria. Su madre, una matriarca que se hizo cargo de cinco hijos, confiaba plenamente en las capacidades de Elizabeth y la impulsó a seguir, le enseñó a ver una oportunidad en donde había una carencia, y a luchar por convertirse en una mujer plena e independiente. Y así pasó: Elizabeth estudió en un colegio agropecuario, estudió tres años Ingeniería en Programación en una universidad local, y luego se dio cuenta de que en EARTH podía formarse para ser una líder y una propulsora del bienestar común de su pueblo. Tenía miedo de aplicar, ninguna mujer indígena que conociera había ido a estudiar al extranjero. Tenía miedo de no lograrlo, de no ser capaz, de tener demasiadas barreras culturales que no le permitieran seguir adelante. Tenía miedo de dejar a su hija en Panamá, una niña de tres años que desde ese entonces y hasta ahora, es el motor de sus acciones.

Elizabeth siendo una estudiante en EARTH.

Elizabeth siendo una estudiante en EARTH.

Tenía miedo pero recibió un apoyo constante por parte de los profesores, fue aceptada y pasó cuatro años en EARTH aprendiendo todo lo necesario para volver a su comunidad a trabajar arduamente y ser un ejemplo para otros y otras jóvenes. Hoy en día, Elizabeth trabaja con el Ministerio de Educación de Panamá, es profesora de los cursos de Educación Ambiental y Emprendedurismo impartidos a jóvenes indígenas de la región. Yo hice mi pasantía en Nicaragua, hace unos días puse una foto en mi whatsapp y todos los estudiantes me preguntaban que cómo había hecho para viajar, salir del país, formarme en otros lugares. Me preguntan que cómo pueden seguir estudiando y hacer lo que yo hice. Les digo que hay que luchar, que las cosas a veces no son fáciles, que hay que pasar por dificultades para llegar a la meta pero que todo eso los va a hacer crecer”, comenta Elizabeth, con una voz firme y empoderada.

Junto al rector fundador José Zaglul, en su graduación.

Su graduación, en el 2015.

Los retos para su comunidad siguen latentes: las condiciones para la educación son mejores pero siguen teniendo carencias, las mujeres se siguen enfrentando a los estigmas tradicionales y a los roles establecidos, los jóvenes que quieren seguir estudiando muchas veces tienen que migrar a las ciudades. Aún así, Elizabeth es positiva, confía en que su pueblo tiene las herramientas para seguir adelante y que poco a poco, trabajando juntos, van a mejorar todavía más las condiciones de vida del pueblo Ngäbe-Buglé.

Soy Miskito y creo en la soberanía de los territorios indígenas 

Norvin Goff Salinas (Promoción 2006, Honduras), llegó a EARTH con una misión clara: quería formarse como ingeniero agrónomo y retornar a su país para impulsar los proyectos y las iniciativas de su comunidad; para buscar la forma de apoyar la institucionalidad indígena del pueblo miskito y para obtener un mayor involucramiento en las políticas públicas. Desde que regresó a Honduras en el 2006, Norvin no ha parado de trabajar por su gente y su región. Desde hace años, es el Presidente de MASTA, la Federación de los Miskitos. “Dentro de los resultados positivos que he logrado junto a mi gente, fue obtener las titulaciones colectivas de nuestro territorio con casi un millón y medio de hectáreas para nuestas comunidades. Uno de las desafíos constantes que tenemos es luchar contra la acaparación ilegal de tierras por parte de los colonos o de terceros y por eso es de suma importancia haberme preparado para asumir un puesto de liderazgo, comenta Norvin.

Norvin (con la camisa anaranjada), trabajando en su país.

Norvin (con la camisa anaranjada), trabajando en su país.

La educación que recibió en EARTH ha sido un pilar para ese liderazgo. Cuenta que en un principio, cuando llegó al campus, pensó que iba a tener problemas para adaptarse a un ambiente tan diverso, pero no fue así. Norvin creó vínculos familiares y conexiones con personas que venían de todas partes del mundo, incluidos otros y otras estudiantes provenientes de comunidades indígenas latinoamericanas. Esa interacción constante expandió sus conocimientos técnicos en temas agrícolas y al mismo tiempo, le permitió, desde la empatía y el respeto, crear nuevos planes para su comunidad y, desde la inclusión y la perseverancia, generar nuevas ideas para continuar y promover las luchas sociales de los pueblos  miskitos. “El modelo de EARTH es multidisciplinario, no se preocupa solo por la parte productiva de negocios, sino también por la formación humana y social. Todo eso sirve para que uno pueda expandir su visión sobre lo que de verdad quiere lograr, siempre en busca del bienestar común de la sociedad”, menciona Norvin.

Durante los últimos meses, se ha hecho más visible la fragilidad de lo sistemas alimentarios, de salud y de educación en las comunidades indígenas. Según Norvin, es fundamental hacer una restructuración de las necesidades de los pueblos y buscar soluciones basadas en su cosmovisión. Como presidente, él trabaja por solventar las problemáticas inmediatas, por ejemplo, actualmente en su región hay inundaciones constantes en las riveras de los ríos debido al cambio climático. Norvin comenta que esto puede implicar una alta tasa de hambruna porque los siembros de arroz se pueden perder, por eso está en la búsqueda de estrategias y alternativas para salvaguardar el bienestar de todas las personas de la zona.

Soy Nasa y creo en la transformación positiva de mi comunidad

Retrato de Lesly.

Retrato de Lesly.

La estudiante Lesly Durango Rivera (Promoción 2022, Colombia) tuvo que desplazarse de su pueblo, el Resguardo Indígena Huellas de Caloto en el norte caucano, a la ciudad más cercana para poder estudiar en la escuela primaria y secundaria. A los 16 años vivía sola, lejos de su familia, y estaba en una constante búsqueda de oportunidades para poder crecer como persona y como profesional. Desde pequeña, sabía que quería convertirse en una lideresa que pudiera aportar cambios positivos al pueblo nasa y su legado. Lesly es joven, pero tiene una sensibilidad social que se desborda. Tiene unas ganas inmensas por ayudar a otras mujeres, a otros jóvenes y a los pueblos originarios. Lo quiere hacer porque está consciente de que, en muchos casos, las oportunidades no vienen tan fácil a las comunidades indígenas.

Lesly trabajando en una comunidad aledaña al campus de Guácimo.

Lesly trabajando en una comunidad aledaña al campus de Guácimo.

Cuando aplicó a EARTH, pensó que no lo iba a lograr. Se estaba enfrentando a los miedos que tiene su gente cuando deben salir del territorio indígena y se sienten vulnerables por hablar otra lengua, vestirse diferente, tener su propia cosmovisión y por salir de su hogar. Cuando recibió la notificación de que había sido aceptada, Lesly sabía que había encontrado lo suyo. La educación que recibo en EARTH me ha ayudado mucho para desarrollar mi liderazgo y me ha fortalecido en gran manera. Quiero volver a la comunidad para reafirmar todas estas capacidades que me caracterizan como mujer indígena, y lo quiero hacer a través de proyectos comunitarios y familiares que permitan que mi pueblo tenga una soberanía alimentaria dentro del territorio. De igual manera, me gustaría poder colaborar para que tengamos un comercio justo de los productos. Cuando vives en un pueblo así notas todo el esfuerzo que hacen los campesinos, pero cuando los productos pasan por intermediarios, no te pagan por ese esfuerzo, cuenta Lesly.

Lesly viene del norte del Cauca, una región que ha sido sumamente afectada por el conflicto armado en Colombia. Lo tiene claro: en un futuro se va a enfrentar a retos grandes porque el conflicto sigue presente y porque ha sido, durante mucho tiempo, la causa para que los pueblos originarios de la zona no puedan surgir y salir avantes. Sabe que para poder llevar a cabo los proyectos que tiene en mente, debe recurrir a una comunicación asertiva para poder mostrarle a la gente que pueden hacer agricultura de otras maneras, que pueden sembrar cultivos que no sean ilícitos y tener ganancias, que pueden empoderarse y buscar nuevas alternativas para el bienestar común.

Lesly agradeciendo a los donantes que hacen posible que ella y otros estudiantes se formen en EARTH.

Lesly agradeciendo a los donantes que hacen posible que ella y otros estudiantes se formen en EARTH.

Los que nos graduamos de EARTH somos agentes de cambio. Y yo quiero hacer cambios, quiero seguir adelante y apoyar siempre las luchas de las comunidades indígenas, sabiendo que, a pesar de los obstáculos en el camino, el liderazgo comunitario es posible y es la solución para nuestros problemas. Y quiero también ser un referente de lucha para otras mujeres, que vean en mí un ejemplo para que ellas también puedan alcanzar sus sueños”, concluye Lesly.

Elizabeth, Norvin y Lesly, son parte de EARTH, una comunidad multicultural, inclusiva y empática que forma líderes como él y ellas, personas que luchan insaciablemente por una sociedad en la que todos y todas tengan acceso a una mejor calidad de vida y a las mismas oportunidades de crecimiento. Desde nuestra Universidad, estamos orgullosos de ver cómo protegen su legado, sus recursos naturales y su autonomía.