Agricultura regenerativa: una alternativa para proteger al medio ambiente

Archivado en: Noticias EARTH
Fecha: 30 de abril de 2021

La Finca Integral Orgánica (FIO) del Campus Guácimo se ha llenado de más vida en los últimos meses. El espacio en el que abundan el cacao, la fruta de pan y las hortalizas, ahora también es el hogar de patos y ovejas que ayudan a cumplir con diferentes tareas.

Gracias al apoyo económico de Patagonia Provisions y al interés de estudiantes y facultad de EARTH, las prácticas de la agricultura orgánica regenerativa evidencian la importancia de seguir fortaleciendo y recuperando los suelos para reducir el impacto que han generado los productos químicos y así aportar con acciones para mitigar  el cambio climático al aplicar práctias de regeneración.

Portrait of Miguel

 

Como parte de su Proyecto de Graduación, el estudiante Miguel Arrieta (Promoción 2021, Costa Rica), en conjunto con la Unidad Académica de Producción Orgánica de nuestra Universidad, comenzó una iniciativa desde hace un año para involucrar animales en un Sistema de Agricultura Regenerativa.

El proyecto se trata de diseñar e implementar un sistema de agricultura regenerativa en el trópico húmedo que busca la cuantificación de emisiones de gases de efecto invernadero. Para llevarlo a cabo, primero fue necesario realizar un análisis de las características del lugar, desde la temperatura hasta los componentes químicos y físicos del suelo, con el fin de determinar con cuáles recursos se disponía y cómo se podía trabajar con ellos. Después de esos estudios, se analizaron los principios de la agricultura regenerativa para balancear un plan de acción con los elementos ya existentes.

Paquito es la primera cría de las ovejas

“La diferencia entre la agricultura orgánica y la agricultura regenerativa, es que la orgánica busca mitigar los efectos negativos de la agricultura convencional con alternativas para no usar químicos que dañan al ambiente. La regenerativa, además de eso, busca aumentar la biodiversidad en el lugar, promover la resiliencia con respecto al cambio climático, mejorar los ciclos del agua y mejorar la capa superficial del suelo, todo mediante prácticas integrales. Busca además la sinergia entre los cultivos orgánicos, los trabajadores y los animales”, comenta Miguel.

Después del proceso de investigación y análisis, se decidió sumar patos y ovejas a la FIO como una alternativa para el control de plagas y malezas en los cultivos. Los animales tienen una alimentación basada en pastos y minerales y no han sufrido ninguna modificación física – como cortar las alas de los patos – con tal de seguir los parámetros básicos de la agricultura regenerativa. El impacto de ambas especies ha sido sumamente positivo: han bajado los niveles de la maleza, se alimentan de insectos que suelen dañar los cultivos y, además, con el estiércol de las ovejas se está preparando compostaje para la fertilización de la finca.

Otro objetivo elemental del proyecto es reducir los gases de efecto invernadero acortando los procesos de la cadena productiva, por ejemplo, al elaborar su propio compostaje, se reduce la necesidad de usar medios de transporte para salir del campus y comprar abono en otros lugares. La agricultura regenerativa también propone que toda, o la mayoría, de la materia prima necesaria para los cultivos, venga de la misma finca.

“Este proyecto para mí es una oportunidad de demostrar que existen alternativas y soluciones para hacer agricultura sostenible y respetuosa con el medio ambiente”, agrega Miguel, quien hace poco vio nacer la primera cría de las ovejas y quien ha sido testigo, a través de un ejercicio constante de observación, del impacto positivo de este modelo.

Esperamos que este proyecto se convierta en un modelo a seguir para otras y otros productores de Costa Rica y el resto del mundo.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.