Emprender para impactar

Archivado en: Noticias EARTH
Fecha: 28 de febrero de 2020

Ruslan Carpio tiene 17 años. Vive en Pocora, una comunidad rural aledaña al campus de EARTH en Guácimo, Costa Rica. Ruslan habla con elocuencia sobre el futuro y sobre el presente, como quien sabe muy bien lo que quiere en la vida. Dice que ser parte del Programa de Emprendimiento Juvenil de EARTH Futures le ha permitido soñar y buscar maneras para hacer reales sus sueños. Se siente capaz de vencer cualquier obstáculo, de salir de su zona de confort, de llenar su cabeza de ideas, de emprender y de ayudar a otros mientras avanza.

Ruslan Carpio junto a su madre.

Ruslan Carpio junto a su madre.

El Programa de Emprendimiento Juvenil, financiado por la Embajada de los Estados Unidos en Costa Rica, inició el 6 de abril del 2019 y concluyó en octubre. Contó con 20 sesiones que tenían 3 objetivos claves: el emprendimiento en zonas rurales; el empoderamiento y desarrollo de habilidades blandas de los jóvenes participantes; y la innovación y búsqueda de soluciones para solventar las necesidades de la comunidad. Los 16 jóvenes que concluyeron el programa fueron parte de sesiones lúdicas, de giras y de mentorías con funcionarios y profesores de EARTH y de otras organizaciones externas.

El programa buscaba que cada participante pudiera plantear la idea de un negocio, que fuera capaz de medir la viabilidad de su idea y que a partir de ahí, la pudiera hacer realidad por medio de las herramientas aprendidas en cada sesión. “Mi proyecto es una panadería libre de gluten” dice Ruslan, quien es uno de los cinco acreedores del “capital semilla”, una remuneración de US$500 que fue otorgada a las y los ganadores del pitch final que tuvieron que realizar todos los jóvenes. En ese espacio, ellas y ellos hablaron sobre sus planes de negocios, sobre las necesidades de su comunidad y sobre todas las formas en que sus ideas se podrían materializar.

Ruslan Carpio ahora investiga sobre harinas alternativas para hacer pan. Los otros ganadores también avanzan: Brandon Barrantes ha iniciado su negocio de diseño gráfico; Wendy Rojas está utilizando más de 50 tipos de suculentas para crear sus terrarios; Faubricio López trabaja en la producción de huevos de pastoreo y Marieta Echaverría está por abrir un bazar en el que dará servicio de fotocopiado y venderá útiles escolares. Los otros participantes también avanzan con sus proyectos y sus ideas. Son más conscientes que nunca de que si quieren hacer algo, si luchan por ello, pueden llegar donde quieran. Y así van, sembrando semillas, creciendo, recogiendo frutos.

“Poder hablar de la transformación que estos chicos tuvieron es impresionante por la seguridad y el empoderamiento que alcanzaron. Les dijimos ‘ustedes pueden’ y salieron muy fuertes. Ellos aprendieron a ver oportunidades de negocios pero no solo para generar ingresos, sino también para generar impacto”, dice Karina Poveda (Promoción 2013, Costa Rica), quien junto al equipo de EARTH Futures y del Programa de Desarrollo Comunitario de la Universidad, planificó y llevó a cabo el proyecto. Ruslan dice que siente que ha sembrado una semilla y que ahora la está cuidando para que crezca un árbol fuerte y robusto. Como él. Como todos ellos y ellas.