Sembrar comunidad, cosechar familias

Archivado en: Noticias EARTH
Fecha: 27 de noviembre de 2019

Daniela Tun (Promoción 2019, México) abraza por la cintura a doña Rita y ambas sonríen para la foto. En unas semanas, Daniela se graduará y regresará a México. Con una tristeza palpable, doña Rita habla sobre el futuro, sobre las despedidas certeras y sobre un posible viaje por la península de Yucatán para visitar a la estudiante que la abraza y que, por puro instinto, la llama “mamá” desde hace unos meses. Doña Rita Cascante y su esposo, Arlen Mata, son productores anfitriones del Programa de Desarrollo Comunitario (PDC) de la Universidad EARTH. Junto con Daniela y otros estudiantes, profesores y gestores del programa, han hecho mejoras en su finca pecuaria y han trabajado en la instalación de un biodigestor.

De manera rotativa y como parte del escenario de Experiencia de Trabajo que tienen que completar durante el primer y el segundo año de carrera, un grupo de estudiantes deja el campus de Guácimo cada miércoles para trabajar con productores locales en distintas comunidades de la zona de Limón, Costa Rica. Mientras tanto, algunos estudiantes de cuarto año lideran el programa enfocados en las áreas social, financiera, agrícola, manejo de residuos y control de plagas. Este modelo educativo ha beneficiado a miles de costarricenses a través de capacitaciones y proyectos que procuran mejorar las prácticas agrícolas, la gestión de los recursos naturales, la producción del valor agregado, el emprendimiento y el liderazgo. Este modelo también permite que los estudiantes se enfrenten a problemáticas reales y que conecten con personas de la región para crear no solo vínculos de aprendizaje profesional, sino también afectivos.

La casa de doña Auriestela Fallas y sus hijas, María Teresa y Yamileth Ríos, huele a café recién hecho, a pastel de piña, arroz con leche o a gallina casera cada vez que los estudiantes llegan. Dicen que los reciben con las puertas abiertas porque saben que vienen a su finca, Los Tucanes, a ayudar en los invernaderos, con el ganado y con un proyecto de turismo rural comunitario que apenas comienza. En la mesa, dos estudiantes de EARTH trabajan en sus computadoras. Se mueven rápido y con destreza mientras revisan documentos y hablan de números. María Teresa cuenta que Blessing Anyibama (Promoción 2019, Nigeria) y Lesly Durango (Promoción 2022, Colombia) les ayudan con la planificación financiera del proyecto.

La empatía recíproca

Hannia Ramírez, Gerente General de la organización Coopeguacimeñas y anfitriona de PDC, se imagina a sí misma llegando a un lugar en donde no conoce a nadie. Se imagina lejos de su casa y de su familia, tratando de ser resiliente en un nuevo espacio mientras se adapta también a un programa académico. Por eso, Hannia piensa que en ella y en las 18 mujeres que forman Coopeguacimeñas, los estudiantes han encontrado un hogar. Han encontrado madres, abuelas, tías, amigas, hermanas. Mientras trabajan en la creación de un nuevo centro de acopio, los estudiantes aportan sus conocimientos y crean una relación basada en la confianza y el respeto con cada una de las asociadas.

Con Juma Bukomba (Promoción 2019, Uganda) becado de la Fundación Mastercard, hemos trabajado toda la parte social, desde mercadeo hasta las relaciones con la municipalidad, la motivación y la ayuda sicológica. Con Forget Shareka (Promoción 2019, Zimbabue) becada de la Fundación Mastercard, hemos trabajado en finanzas, sacamos porcentajes de materiales y medimos lo que gastamos y lo que invertimos. Con Marie Claire Nyiribambe (Promoción 2019, Ruanda) hemos aprendido sobre el manejo de residuos y la importancia de cuidar el medio ambiente. Lo que cada estudiante ha hecho aquí representa un gran esfuerzo de cada uno de ellos y ellas. Podemos ver su dedicación y su amor hacia nuestro proyecto”, menciona Hannia.

En Villa Las Orquídeas, Juanita Loaiza y Oswaldo Calvo producen especias, frutas y productos lácteos derivados de la leche de cabra. Como con otros productores, los y las estudiantes EARTH han trabajado junto a ellos en las pasturas, en el control de plagas, en las finanzas y en el área social. Oswaldo cuenta sobre el tiempo en que todos dejan las tareas para sentarse a la mesa, comer y hablar de la vida. A través de las historias de los estudiantes, él y doña Juanita viajan a lugares en los que nunca han estado. En ese tiempo y en ese espacio que se crea en la mesa, hablan sobre agronomía y también sobre sueños, gustos, puntos de vista y culturas. Las ciencias agrícolas son el puente que une a personas de distintas generaciones, procedencias, etnias. El modelo educativo de EARTH forma los cimientos que sostienen ese puente y que permite, ante todo, las conexiones integrales, indelebles y humanas.