Insectos en el menú

Archivado en: Noticias EARTH
Fecha: 28 de octubre de 2019

Diversas especies de insectos han ganado presencia en la búsqueda de soluciones a problemáticas que amenazan la seguridad alimentaria de zonas rurales del mundo. Por esta razón, estudiantes de cuarto año, provenientes de Costa Rica, Guatemala, Ecuador y Zimbabue, dedicaron meses de investigación para desarrollar su Proyecto de Graduación, a partir del uso de insectos caracterizados por su alto nivel proteico.

Además de tener este factor en común, todos los proyectos tienen como objetivo brindar a sus comunidades de origen soluciones reales y viables a problemáticas en materia de acceso a empleos o desnutrición. También, realizan un abordaje de los problemas de forma sostenible y responsable con el ambiente.

Grillos para la alimentación humana

Fotografía de mujer dentro de edificio

Esnath Divasoni (Promoción 2019, Zimbabue)

Zonas rurales de Zimbabue sufren por las grandes temporadas de sequía, las cuales se desencadenan en desnutrición que afecta a sus poblaciones.  A partir de esta realidad, Esnath Divasoni (Promoción 2019, Zimbabue) realizó su proyecto de graduación al desarrollo de un modelo de negocio para obtener alimento alto en proteína.

El modelo consiste en generar ambientes controlados que permitan la reproducción de grillos aptos para el consumo humano. Estos se alimentan con concentrados, vegetales o residuos orgánicos de fincas, dos veces por semana, con raciones proporcionales a la etapa de formación. En un periodo de 6 a 8 semanas los grillos alcanzan alrededor de 62% de proteína. En ese punto, se congelan o se hierven y después se pasan por un secador (de aire, solar o un horno convencional, según la disponibilidad).

Los tipos de consumo de los grillos varían, ya que se pueden comer enteros o molerse para generar harinas y complementos proteicos para las comidas. Sin duda, esta forma sostenible de producción permitiría asegurar la disponibilidad de esta rica fuente de proteína durante todo el año, atacando así la inseguridad alimentaria. “Los grillos (acheta domesticus) son una excelente fuente de proteína de bajo costo y con un menor impacto en el ambiente, ya que requieren menos recursos, permitiendo aprovechar, por ejemplo, los residuos de fincas agrícolas”, indicó Esnath.

Fotografía de dos hombres, sentados, sonriendo, al aire libre, bosques al fondo, cielo.

Wesly Curruchich (Promoción 2019, Guatemala) y César Uyaguari (Promoción 2019, Ecuador)

Según la ONU, el hambre afecta a más de 800 millones de personas en el mundo. Los conflictos armados, ubicación geográfica y desaceleración económica son las razones por las que tantas personas sufren desnutrición. Wesly Curruchich (Promoción 2019, Guatemala) y César Uyaguari (Promoción 2019, Ecuador), también han visto cómo sus comunidades son  afectadas por la carencia de alimentos. La harina de grillo se convirtió en la base de su proyecto ya que, como Esnath, consideran que es una fuente rica en proteínas y que además se puede elaborar de manera sostenible.

Fotografía de galletas de chocolate sobre una bandeja

 Galleta de harina de grillo con sabor a chocolate

Según César, con un solo galón de agua se puede producir un kilo de harina de grillo. “Existen alternativas sostenibles para generar fuentes tan proteicas como la carne de res. Saber que la harina de grillo funciona como una de esas alternativas es de suma importancia para nosotros. Sentimos que podemos generar un cambio positivo”, menciona Wesly.

Como resultado, los estudiantes crearon una galleta de harina de grillo con sabor a chocolate. Ellos se enfocaron en los niveles de proteína formada por aminoácidos esenciales en el crecimiento. Ambos piensan que el mayor reto es invitar a las personas a romper con los estigmas y alimentarse con su producto.

Mosca Soldado: una economía circular

Esta especie de mosca, llamada Hermetia illucens, se caracteriza porque en su estado de prepupa (alrededor de 14 días de vida) logra un alto índice proteico; alrededor del 50% de su masa total. Esto las convierte en una excelente fuente de proteína. Es accesible y puede ser producida de forma eficiente.

Es por esto que Jennifer Torres (Promoción 2019, Costa Rica) ha estado realizando pruebas para la producción de pellets (pequeñas porciones de alimento comprimido) a partir de harina a base de mosca soldado mezclado con una serie de complementos. El proyecto sigue un modelo de negocios que parte de la economía circular y que procura que los miembros de comunidades rurales se encarguen de producir las larvas de mosca soldado, alimentándolas de compost, lixiviados y residuos orgánicos como cáscaras de banano, piña y papaya.

Fotografía de mujer sonriendo, con insectos en la mano.

Jennifer Torres (Promoción 2019, Costa Rica)

Las larvas obtenidas se hierven, pasan por un proceso de secado y se muelen. El polvo obtenido se mezcla con una serie de ingredientes orgánicos, teniendo como resultado una harina alta en proteínas que funciona como alimento para especies como gallinas, tilapias, conejos, etc.

En pocos meses los estudiantes de cuarto año culminarán sus Proyectos de Graduación bajo la guía de los profesores de EARTH. Todos presentarán los resultados finales de investigaciones que buscan aportar a la sociedad, desde las diversas áreas de las ciencias agrícolas, soluciones factibles a los problemas enfrentados en sus comunidades.